Gloria Fuertes. Canciones

A una semana del esperado centenario de Gloria Fuertes, creo que ha llegado el momento de recordar lo que hemos hecho y desvelar lo que vamos a hacer…

El pasado mes de mayo, montamos una exposición sobre poemas de la poeta en el pasillo de Infantil de la Biblioteca Regional de Castilla- La Mancha, en Toledo.

Es verdad que aún faltaban unos meses para celebrar el centenario pero aquella muestra resultó muy bien multiplicando su impacto por el lugar del montaje: un espacio excelente para disfrutar de las exposiciones temporales.

En esas mismas fechas estaba expuesta en Madrid una muestra soberbia sobre Gloria Fuertes en el Centro Cultural de la Villa, en la Plaza de Colón. Y ver aquella exposición… y montar la nuestra en Toledo…fue algo inolvidable.

La biblioteca se volcó de manera especial buscando y ofreciendo todo o que de Gloria podía encontrarse. En este cartel, a modo de álbum de cromos, pueden verse las portadas de los libros que se ofrecían a los lectores interesados.

Mi contribución consistió en montar figuras en torno a distintos poemas trabajados en clase por los alumnos de este curso. Mediante dictados, trabajos de Plástica, sesiones de animación a la lectura contábamos con un gran número de producciones originales que ya estaban en internet para cualquiera que quisiera aprovecharse de nuestra experiencia.

Las adivinanzas de Gloria son muy interesantes para trabajarlas en forma de dictado y posteriormente ilustrarlas con figuras de los diferentes protagonistas: fantasmas, piojos, cangrejos, Sancho Panza, abejas…

Pero ahora… como hemos dicho, a una semana del centenario, nos hemos dado cuenta de algo curioso: no tenemos canciones. No habíamos musitado poema alguno y eso es ciertamente extraño en nuestras clases. Y, por supuesto, había que remediarlo. Así que… pensado y hecho.

Ya tenemos tres canciones sobre adivinanzas de Gloria. ¿Quieres escucharlas? Pues vamos a ello:

Canción del ratón

Canción del piojo

Canción del cangrejo

Pues eso es todo. las cantaremos hasta que se queden en nuestro cerebro y salgan cualquier día en forma de silbido. 

 

Compartir en: